El pleito que sostienen desde el año 2016 Coldeportes, Ministerio del Deporte, y el Club de Fútbol Profesional Sincelejo, fue seleccionado hoy dentro de las tutelas que revisará la Corte Constitucional.

El caso llegó al alto tribunal por solicitud de la Defensoría del Pueblo y del magistrado Alejandro Linares.

 

Mira también: (Video) ¿Qué es lo nuevo?: la Policía ya porta su nuevo uniforme

 

 

La tutela que será revisada en esta ocasión fue la que falló en diciembre de 2020 la extinta y polémica Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, que le ordenó al Ministerio del Deporte otorgarle el reconocimiento deportivo al club.

El caso se originó por una petición de Juan Carlos Restrepo, representante del Club y padre de crianza del jugador del Everton James Rodríguez, quien pidió tumbar las resoluciones del año 2016 con las que Coldeportes había dejado en ‘veremos‘ el reconocimiento deportivo del equipo de Sincelejo.

 

Conozca más: Capitán retirado y cinco personas más estarían implicadas en atentado al presidente Duque

 

 

El equipo había sido vendido de manera presuntamente ilegal en el año 2004 por el entonces expresidente del equipo, Edgar Rafael Paternina, a unos empresarios de Pereira, que lo rebautizaron como ‘Deportivo Pereira S.A.‘ y posteriormente como “Club Deportivo Depor Fútbol Club S.A.” con sede en Cali.

El señor Paternina fue condenado por estafa por este caso por el Tribunal Superior de Sincelejo que también ordenó, en 2015, tumbar todos los actos jurídicos generados por esta venta calificada como fraudulenta.

 

Mira además: Incluyen a las embarazadas en la lista de prioridad para vacunación COVID-19

 

Pese a este antecedente, tanto la Defensoría del Pueblo como el magistrado Linares consideraron que la decisión de la Judicatura incurrió en errores.

“De mantenerse el pronunciamiento de segunda instancia, se estarían abrogando competencias del juez natural, que para el caso particular es el contencioso administrativo, quien es el llamado por competencia a resolver las pretensiones y el debate, que, si bien cursa desde el año 2016, como se enunció anteriormente tampoco cumple con el principio de inmediatez, desvirtuando per se el perjuicio irremediable que pretende validar con la acción de tutela“, dice un documento de la Defensoría.