La Corte Suprema de Justicia produjo una importante decisión relacionada con los menores de edad hijos de parejas en precarias condiciones económicas que terminan incorporados a programas de adopción.

Vía tutela, la Sala Civil de la corte señaló que aquellos hogares que afrontan dificultades para garantizarles el bienestar a los niños por falta de plata deben ser vinculados a programas de asistencia antes de optarse por otras medidas extremas como quitarles la custodia de los menores para darlos en adopción.

 

 

De esta forma, la Corte Suprema de Justicia derogó un fallo de un juzgado de Boyacá y una resolución del Instituto de Bienestar Familiar en los cuales se declaraba en adoptabilidad a una niña que registraba problemas de desnutrición y complicaciones en su salud.

La corte considera que al haberse declarado a la pequeña en situación de adoptabilidad, por los conflictos entre sus padres y ante sus dificultades económicas, se terminó condenando la estrechez monetaria del hogar.

 

 

Para la corte es claro que debieron agotarse otras opciones para preservar la integridad familiar y posibilitar el retorno de la menor a su hogar biológico, antes que acudir a la medida extrema de la adopción.

La Corte Suprema de Justicia trasladó este fallo a la Procuraduría para que investigue lo sucedido tanto en la comisaría de familia, como en el juzgado y en el Bienestar Familiar.