La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia confirmó la condena de 7 años de prisión que impuso la Sala de Primera Instancia de la Corte contra el dirigente político antioqueño, Luis Alfredo Ramos, por haberse concertado con las Autodefensas Unidas de Colombia para recibir apoyo económico y electoral en sus campañas al Senado y a la Gobernación de Antioquia, entre 2001 y 2007, a cambio de promover a los ‘paras’ una vez elegido.

Con ponencia del magistrado Gerson Chaverra, la Corte confirmó la condena por el delito de concierto para delinquir con la finalidad de promover grupos armados ilegales y la multa que le impusieron de 7.749 salarios mínimos.

El fallo que ratificó confirma la alianza de Ramos con las Autodefensas, grupo al que ayudó en el trámite de la Ley de Justicia y Paz.

“Concluye la Corte en que está plenamente acreditado, que el doctor Ramos Botero se concertó con miembros de una asociación delictiva paramilitar, no sólo para promover su existencia, sino para aprovecharse de los apoyos que en diverso sentido le servían a sus aspiraciones electorales al Senado de la República y a la Gobernación de Antioquia, todo lo cual quedó al descubierto con las diversas reuniones y apoyos económicos y electorales de que ha dado cuenta profusa prueba destacada y que culminaron en la finca Bellanita, con pretexto de incidir en el trámite de una ley que indudablemente iría a favorecer al grupo armado, al darle la posibilidad de obtener un estatus político”, advierte el fallo.

La Corte confirma que Ramos hizo alianzas, entre 2001 y 2007, con integrantes de los Bloques Héroes de Granada o Centauros, con el Bloque Metro y el Cartel de la Gasolina y con la llamada Oficina de Envigado. Según el expediente sus campañas también fueron financiadas, entre otros, por los hermanos Castaño y por el narcotraficante Juan Carlos ‘El Tuso’ Sierra.

Con esta sentencia ejecutoriada, Ramos Botero deberá purgar su condena en prisión.