La empresa Coviandes logró habilitar un carril para  evacuar  los vehículos que se encontraban represados entre el  kilómetros 29  y el peaje de Pipiral de la vía Bogotá – Villavicencio, que en su gran mayoría, eran de carga que transportan productos perecederos y alimentos, los cuales se encontraban atrapados desde el pasado domingo en la noche.  

Una vez finalizó la evacuación de los vehículos se cerró nuevamente la vía para continuar con las labores de remoción de escombros en el kilómetro 64+200 metros, punto más crítico de la vía al Llano.  

La empresa Coviandes manifestó en un comunicado que espera que el próximo viernes ya esté habilitada la vía como lo proyectó la ministra del Transporte.