Iván Márquez, el jefe de la delegación guerrillera que suscribió el acuerdo de paz pactado en La Habana, y rubricado en el Teatro Colón de Bogotá, así justifica su regreso al monte y a la lucha armada: “la trampa, la traición y la perfidia, la modificación unilateral del texto del acuerdo, el incumplimiento de los compromisos por parte del Estado, la inseguridad jurídica, nos obligaron a regresar al monte”.

“Nunca fuimos vencidos, ni derrotados ideológicamente, por eso nuestra lucha continúa. La historia registrará en sus páginas que fuimos obligados a retomar las armas, nos reclamamos herederos del legado de Manuel Marulanda Vélez. Somos la continuación de la gesta que se iniciara en Marquetalia en 1964”, añadió el exjefe guerrillero.

A su vez, también calificó como un acto ingenuo de la guerrilla de las Farc-EP el desarme. “Desde el acuerdo de paz de La Habana y el desarme ingenuo de la guerrilla a cambio de nada, no cesa la matazón, más de 500 líderes y más de 150 guerrilleros han sido asesinados”.

Durante el video, se fue lanza en ristre contra el expresidente Juan Manuel Santos. “El expresidente Santos juró con voz de nobel de paz que no cambiaría ni una sola coma de lo pactado, que cumpliría lo firmado de buena fe y no nos iba a poner conejo, pero ni siquiera se atrevió a titular tierras a los campesinos”.

“Nada hizo Santos para impedir el hundimiento en el Congreso de la reforma política, sabiendo como todos los colombianos que ninguna guerrilla se desarma si no existen las garantías de participación política para todos”.

Con esta decisión, además de quedar en claro la profunda división de las antiguas Farc entre la línea propaz, que encabeza Rodrigo Londoño, y la que reincide en la lucha armada al mando de Iván Márquez, el Estado colombiano queda frente a la disyuntiva de darles garantías a los desmovilizados y reincorporados a la vida civil, y combatir con toda contundencia a quienes retoman las armas, como ‘Iván Márquez’, ‘Jesús Santrich’ y alias ‘El Paisa’.

“Estuvimos cerca de poner fin, a través del diálogo, al más largo conflicto del hemisferio, pero fracasamos porque el establecimiento no quiso respetar los principios que rigen las negociaciones, el pacta sunt servanda y la buena fe”, aseveró Márquez.

‘Márquez’ hace más de un año que decidió apartarse del proceso de paz alegando incumplimientos por parte del Estado, mientras ‘Santrich’ es prófugo dentro del proceso que se le sigue por presunto narcotráfico. El también congresista es acusado por Estados Unidos de haber conspirado para traficar cocaína después de firmar la paz. 

El Gobierno de Iván Duque sostiene que Iván Márquez y Jesús Santrich se ocultan en Venezuela, donde según versiones oficiales también encontraron refugio líderes del Ejército de Liberación Nacional (ELN).