La huelga de camioneros en Brasil desató una crisis económica y social. La bolsa de Sao pablo se desplomó, las acciones de Petrobras bajaron un 14 % y el desabastecimiento continúa.

Pese al acuerdo al que llegaron los líderes camioneros y el presidente de Brasil, Michel Temer, de hacer una reducción de 46 centavos de real en los precios del diésel para los próximos 60 días, la situación no parece mejorar.

El gremio camionero cumple una semana bloqueando las principales vías del país y aunque la huelga comenzó a perder fuerza, el desabastecimiento continúa. El gobierno asegura que una vez todos los camiones circulen normalmente el abastecimiento llegará, pero expertos afirman que la crisis de tardará al menos un mes para recomponerse.

La bolsa de Sao Paulo abrió la semana con un desplome de 4.49 % y las acciones de Petrobras cayeron un 14 %. Y el panorama parece empeorar, pues los sindicatos de trabajadores de empresas petroleras del país anunciaron que entrarán en huelga de advertencia de 72 horas este miércoles, con el objetivo de que se bajen los precios del gas de cocina y de los combustibles. Además buscan evitar la privatización de Petrobras.