Después de la propuesta de Luis Carlos Restrepo, actual comisionado de paz, en el sentido de disolver los partidos uribistas de la coalición del gobierno como solución a la crisis política del país, representantes de estas colectividades cuestionan tales declaraciones.

A los diferentes partidos de la coalición del gobierno, no les causó ninguna gracia las palabras del comisionado Restrepo, uno de ellos, el actual presidente del partido conservador, Efraín Cepeda, no solo pidió al funcionario respeto a las colectividades mencionadas y que además se dejaba ver una clara intención política.

El mismo ministro del Interior intentó calmar las pugnas al interior de la alianza uribista  afirmando que lo peor que podría pasar es que los mismos miembros de las bancadas uribistas se estén haciendo juicios y recriminaciones.

Pero la propuesta  de desmontar la coalición no es solo del comisionado, el senador Armando Benedetti, antes que la Corte Suprema abriera un expediente preliminar en su contra por el proceso de la “parapolítica” ya la había mencionado en el Congreso de la República.

En la oposición, las palabras de Restrepo también causaron resonancia. Figuras como Héctor Elí Rojas y Gustavo Petro coinciden que las responsabilidades no solo es de aquellos que  se dejaron inmiscuir con el paramilitarismo, sino también la culpabilidad es del presidente Uribe que no se alejó de ese apoyo.