Líderes cristianos que habían expresado su oposición al acuerdo inicial de paz por presuntamente impulsar la ideología de género como política pública, manifestaron su complacencia con la renegociación del documento.

“Acota lo que significa enfoque de género, es decir acciones a favor de la mujer para acceso a la salud para acceso a la vivienda”, dijo Carlos Guevara, del movimiento cristiano Mira.

“Ratifica la familia como núcleo fundamental de la sociedad ya está definida y la Constitución y que este acuerdo no puede definir entre otras porque todo esto texto ya no hará parte del bloque de constitucionalidad”, afirmó el senador Jimmy Chamorro, de la Cruzada Estudiantil de Colombia.

Para las comunidades cristianas la mención de los grupos LBGTI en los acuerdos implica respetarlos y reconocer sus derechos, aunque no compartan su ideología.

Publicidad

“Habla acerca de la tolerancia y la define como la armonía en medio de las diferencias”, agrega Chamorro.

“Las expresiones sobre la población LBGTI son válidas porque ellas también fueron víctimas del conflicto y como cualquier población son objeto de derechos”, indicó Guevara.

Los tres parlamentarios cristianos creen que sus comunidades acogerán el nuevo acuerdo. Entre tanto los grupos religiosos uribistas como Misión Carismática Internacional, sólo tomarán la posición de su jefe político.