Los zapatos colombianos son conocidos por su buena calidad y por sus precios favorables. Sin embargo, la industria está colapsando ante la competencia china. Nadie puede competir con zapatos que cuestan terminados casi lo mismo que vale un par de suelas. 100 mil familias colombianas viven de hacer zapatos. Muchos de ellos podrían perder su empleo ante la competencia china, que, según algunos, escondería operaciones de lavado de dólares.

 

“Llegué a tener dieciséis empleados, ahoritica no trabajamos sino tres”.

Porque la apertura económica, las importaciones masivas de calzado chino y el contrabando, tienen al gremio de los zapateros, afrontando la peor de las crisis.

“Nosotros no podemos competir con un zapato que llega aquí a razón de dos dólares; si aquí un par de suelas vale tres mil pesos”

Y no es para menos, un par de zapatillas chinas se consigue en la calle a razón de diez mil pesos, mientras en el Restrepo fabricar un par de zapatos, cuesta de quince a veinte mil pesos.

“Consideramos que hay lavado de activos de por medio, de estas importaciones que vienen de Panamá”

La situación es grave, según la cámara del cuero, en el Restrepo se producía el setenta por ciento del calzado que demandaba el mercado interno, mientras que en 2007 no alcanzó ni el treinta.

Así las cosas, el sector zapatero va directo a la quiebra.

“Gravísimo, estamos hablando de más de cien mil puestos de trabajo directo”

Por el momento, la industria nacional zapatera, solo tiene una opción.

“Hay que fortalecer básicamente, es nuestro mercado interno, con nuestro producto netamente colombiano.”

Porque de no ser así más de 500 mil personas que viven de la producción de zapatos estarían en menos de un año sin empleo y comprando zapatos chinos.