Cuatro de los invitados a la cumbre de premios nóbel que terminó en Bogotá, se fueron del país dejando un consejo para que dure la paz que se acaba de firmar.

Desde la experiencia africana se recomienda que el centro del interés nacional no sean los excombatientes sino los civiles y especialmente los niños de la guerra.