El Dalai Lama, el líder espiritual del Tíbet, dice que la protesta contra la ocupación china de su país no tiene como propósito boicotear los juegos olímpicos.

Las protestas, que dejan decenas de muertos, han puesto en evidencia la cara oculta del régimen chino.

 

“Yo declaro que China se merece tener los Juegos Olímpicos.”

 

Paralelamente, en Bélgica, Italia, Australia e India se extendieron protestas pacíficas contra la brutalidad con la cual los soldados chinos reprimieron a los manifestantes   durante los disturbios en la capital de la provincia Tíbet, donde murieron cerca de 80 personas y 72 resultaron heridas.

“Esta no es cuestión de los Juegos Olímpicos sino de nuestra nación.” 

China había logrado mejorar su imagen internacional en materia de derechos humanos, pero las protestas independentistas en el Tíbet, han sacado a flote la violenta realidad.