Y como les contábamos al principio, a las víctimas de la empresa DMG les cayó muy mal el anuncio del gobierno, según el cual cada reclamante  recibirá 239 mil pesos.

Los reclamantes que entrevistamos dicen que es mejor no recibir nada… Con ellos estaba el abogado de David Murcia quien, básicamente, dice que el gobierno debería crear una pirámide parecida para ayudarles a recuperar su inversión.

Tanto los que entregaron sus tarjetas DMG a la liquidadora como los que no lo hicieron, coinciden en rechazar el anuncio del gobierno.

Nosotros NO necesitamos lagañas de gato como verdaderamente lo va a hacer, que 200 no se qué, que al que tenga 3 ó 4 millones , 20 millones… no, nosotros lo que necesitamos es la empresa y a David Murcia Guzmán.

La sensación general es que han sido engañados por el gobierno y no entienden por qué no hay recursos para que les devuelvan toda la plata

Creo que fuimos víctimas no de David Murcia sino del presi Uribe porque nos dio su palabra y nos dijo que entregáramos las tarjetas que el dinero nos lo iba a reembolsar.

Según María Mercedes Perry, aun falta monetizar los bienes incautados por la Fiscalía.

Por ahora, muchos de los afectados consideran la posibilidad de rechazar de tajo la medida del gobierno…

Publicidad

Como es posible que nosotros vendimos una casa de 80 millones, los invertimos en DMG y resulta que ahora nos van a salir con 240,000 pesos… es preferible no recibir absolutamente nada, estoy de acuerdo en que nadie, nadie de Colombia reciba un solo peso

El abogado de David Murcia coincide con los afectados

Y ha sido el propio Murcia quien ha hecho una propuesta al presidente…

La única forma de responder a la gente es haciendo una especie de DMG, un holding, una sociedad con los tarjetahabientes, etc…

La idea, que para realizarse tendría que contar con la ayuda del presidente, no parece viable…  mientras tanto las demandas contra el gobierno aumentan, así como el cansancio de la gente

 

Y en el Putumayo los damnificados de DMG dicen que, como esta empresa fue cerrada, no les quedó más salida que volver a sembrar coca.