En zona rural del municipio de Tierralta, Córdoba, tras un asalto aéreo y la infiltración de hombres de la Policía, fue dado de baja Javier Yepes Cantero, conocido como «Robinson» cabecilla del Clan del Golfo y hombre de confianza de alias «Otoniel».

Según las autoridades alias «Robinson» llevaba 20 años en organizaciones delincuenciales, se desmovilizó de las Autodefensas en 2006 y luego ingresó al Clan del Golfo.

El general Jorge Luis Vargas Valencia, director de la Dijín sostuvo, «era el cabecilla de la subestructura Juan de Dios Úsuga que delinquia entre los departamentos de Córdoba y Antioquia, en las estribaciones del nudo de Paramillo. Responsable del homicidio del comandante de Policía de Valencia, Córdoba y de otros hechos más entre desplazamiento forzado, narcotráfico, tráfico local de estupefacientes, extorsiones».

Luego de allanamientos realizados de manera simultánea en varios sitios de San Pedro de Los Milagros, norte antioqueño, se logró la captura de 32 integrantes de una banda dedicada al microtráfico con fachadas de supermercados y licoreras.

«Hacían parte de una banda que se hace llamar «Los Fresas» pero que a su vez trabajan para el «Clan del Golfo». Estos delincuentes venían adelantando actividades de extorsión, microtráfico, narcotráfico, estaban involucrados en muchísimos de los aspectos negativos, de lo que afectan a estos habitantes de esta región», indicó el general Alberto Sepúlveda, comandante de la Séptima División. 

Además en Rionegro, oriente antioqueño, fueron capturados 20 integrantes de «La Oficina del Oriente», quienes serán procesados por tráfico de estupefacientes, extorsión y concierto para delinquir agravado y donde se demolieron diez inmuebles utilizados para actividades delictivas avaluados en 642 millones de pesos.