Y quien mejor para hablar de la suerte de Carlos Cárdenas que el propio Carlos Cárdenas.

El senador tuvo que esperar tres meses para que la Procuraduría le dijera  que no hay ninguna investigación en su contra y que el anónimo que lo denunció, se equivocó