El Consejo de Estado dejó sin efectos la destitución e inhabilidad de 18 años al exsecretario general de la Presidencia de la República Bernardo Moreno.

El exfuncionario había sido sancionado por haberse reunido con funcionarios del extinto Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) y la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF) para obtener información del ciudadano Ascencio Reyes, el supuesto organizador de un evento dirigido a magistrados de la Corte Suprema de Justicia en el 2006.

La tenebrosa sanción le fue impuesta por el entonces procurador Alejandro Ordóñez, y son varias las medidas de cruzado que tomó y que ya le han tumbado. Hoy es flamante defensor de derechos humanos como embajador en la OEA.