Siguen creciendo las cifras de violencia contra la mujer en el Valle del Cauca, por lo que fue decretado el duelo por tres días de manera simbólica exigiéndole a la justicia un mayor trabajo qué erradique dicha problemática, y es que en lo corrido del año ya son tres mil denuncias por violencia en ese departamento y un alza en los feminicidios.

«A veces falla en algo la atención a la mujer, como los que se ha venido presentando en feminicidios, que falla alguien o algo en esa ruta y puedan ser asesinadas», indicó Dilian Francisca Toro, gobernadora del Valle.

Uno de los hechos más recientes se registró en Tuluá donde una menor de edad fue víctima de abuso sexual, contó con la complicidad de su familia y una multitud estuvo a punto de linchar al agresor.

«Un triste hecho de una niña de 13 años que al parecer es vendida por su papá y su abuela a un hombre mayor de edad, el cual le paga $500.000», informó Luz Adriana Londoño, secretaria de Equidad de Género del Valle.

Por su parte, mujeres víctimas de maltrato, así como defensoras de sus derechos, reclaman mayor actuación de las entidades frente a todo tipo de maltrato.

«Anteriormente esa violencia no se denunciaba pero ahora el 85% de estas mujeres denuncian que son víctimas de violencia psicológica», aseguró Milena Barco, defensora de los DD.HH de las mujeres.

«Nosotras somos naturales nos deben querer por lo que tenemos adentro, mas no por lo que tenemos por fuera», aseveró Gladys Barona, directora de la Fundación PyP.

De igual manera pidieron al nuevo Congreso que uno de los proyectos de ley a impulsar sea el de endurecimiento de penas para los agresores de mujeres.