La Defensoría del Pueblo hizo un llamado para incluir biológicos específicos con destino a las personas privadas de la libertad.

En una visita que adelantan las delegadas de Salud y Penitenciaria y Carcelaria, con el apoyo de la Regional Valle al centro transitorio San Nicolás en Cali, se evidenciaron casos sospechosos de COVID-19, infecciones respiratorias y pacientes con tuberculosis.

Con miras a un posible cuarto pico de la pandemia a fin de año y evaluando la condiciones en las que se encuentran las personas privadas de la libertad, hacemos un llamado al Ministerio de Salud para que destine vacunas contra el COVID-19 para esta población que vive en constante hacinamiento y riesgo para su salud”, dijo el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo.

Mira además: Todo lo que se sabe de la nueva variante de Sudáfrica que alerta al mundo

Desde el pasado 9 de noviembre la Defensoría del Pueblo, inició una serie de visitas a centros transitorios de privación de la libertad y a establecimientos penitenciarios del país, en donde ha evidenciado las precarias condiciones en que vive esa población, sumado a problemas de salud, alimentación, retrasos en sus trámites, entre otros.

En las múltiples visitas que ha realizado la entidad se evidencia, no solamente el alto hacinamiento y lamentables condiciones en general, sino que no se han completado los esquemas de vacunación en los centros transitorios y cárceles del país”, afirmó Camargo.

Mira también: Unión Europea suspende vuelos desde el sur de África por la nueva variante del coronavirus

Se hace necesario desarrollar brigadas de salud y fumigación, pero sobre todo urge que se programen jornadas para la vacunación de los internos, pues existe una situación de alto riesgo de contagio y de enfermedad grave y letal por el virus, máxime cuando las autoridades sanitarias advierten un cuarto pico de la pandemia”, agregó el defensor del Pueblo.

Además, la entidad solicitó a los secretarios de salud departamental para coordinar jornadas de vacunación que beneficien esta población, pues se requiere al menos contar con el 70% de las personas vacunadas y el desarrollo pruebas diagnósticas para COVID-19 a quienes ingresan a los centros de detención transitoria para evitar el contagio.