En enero de 1988 una bomba contra esta edificación despertó a Medellín, Pablo Escobar y su familia salieron ilesos. Es el edificio Mónaco, símbolo de la época del narcotráfico, que será demolido el 22 de febrero para dar paso a un parque.

«Esos símbolos de la violencia se tienen que ir al piso. No para olvidar esos años de violencia sino para transformar la historia. Todos esos turistas y esas personas que llegaban aquí con morbo a ver esto hoy saben que tiene que llegar aquí y venir a un espacio donde se respete a las víctimas, a nuestro país y a nuestra ciudad», explicó Federico Gutiérrez Zuluaga, alcalde de Medellín.

Entre 45 propuestas, un colectivo de arquitectos de Medellín fue el ganador del diseño del parque Memorial. Un tributo a las más de 46 mil víctimas de la violencia del Cartel de Medellín entre 1983 y 1994.

Tomás Del Gallego, ganador, indicó que «lo que buscamos es que después de la implosión aprovechemos los escombros de lo que fue el símbolo de tragedia y de dolor, símbolo de narcotráfico, aprovechar los escombros para finalmente cambiar la página y en los bordes del parque que se encuentra entre edificios, poder plantear algunos muros como gaviones de piedra pero está vez son gaviones de escombros de lo que antes era el símbolo del narcotráfico y que finalmente se termina convirtiendo en jardines».

Publicidad

La comunidad del barrio ve con buenos ojos que desaparezca el edificio y en su lugar haya un espacio de memoria y reflexión.

Luis Hernando Mejía, presidente de Corpoblado, indicó que «una tranquilidad una motivación muy grande de poder tener un parque y un espacio público muy agradable para ellos, la gente está feliz con esta transformación».

Con una inversión de 6 mil millones de pesos se espera entregar el parque en noviembre de 2019.