El guardia indígena, Anuar Rojas Isaramá habría sido asesinado el pasado domingo en Agua Blanca, Nuquí, departamento de Chocó, por desconocidos que le dispararon.

La Defensoría del Pueblo rechazó el hecho y solicitó el esclarecimiento.

También denuncio que “80 personas pertenecientes a la comunidad están en proceso de desplazamiento forzado. Pedimos activar las rutas institucionales de atención”.