Un soldado que por orden de un general enseñaba a jugar tenis a una allegada del jefe de planeación del Ejército, terminó en las selvas del Caguán, por cuenta de un coronel cuya esposa se creía dueña de la cancha. Tenemos la grabación en la que el coronel insulta al soldado y le da cuenta de que “por sapo” ya no podrá seguir sosteniendo a su mamá en Neiva.

La casa asignada al Coronel Marino Valencia Rico, comandante de la Novena Brigada del Ejército con sede en Neiva, está al frente de una cancha de tenis.

Un grupo de subalternos del Coronel Valencia le hicieron saber a Noticias Uno que hace algunas semanas, una persona muy influyente de esa unidad militar, miró hacia la cancha y vio a una mujer que no conocía jugando con un soldado, y que se disgustó tanto que ordenó que la señora abandonara el campo. Lo que la persona con influencias en la Brigada no sabía, es que la visitante estaba jugando ahí porque la autorizó un superior del Coronel Valencia. el General Mario Augusto Valencia, el actual jefe del Departamento de Planeación del Ejército.

La jugadora, molesta llamó al General y le contó que la sacaron de la cancha. El alto oficial se comunicó con el Comandante de la Brigada para llamarle la atención, y él no vio otra opción que regañar con toda clase de insultos al soldado que atendió a la visitante.

CORONEL: Oiga
SOLDADO: Mi Coronel
CORONEL: Yo qué le dije a usted sobre esa señora
SOLDADO: Que le diera manejo en no horas laborales.
CORONEL: No, señor. Cuáles horas laborales ni qué H… le dije póngase un horario y en ese horario ella va a jugar. No sea H… Sapo.
SOLDADO: Mi Coronel, yo no le he dicho eso
CORONEL: Sí señor porque ella me está diciendo que usted está en vacaciones y qué está haciendo allá.
SOLDADO: Sí pero yo le jugué, yo no salí a vacaciones
CORONEL: Y quién dijo que le diera clases, a ver… Qué clases ni qué H… Para qué se mete de sapo. Usted es H…
SOLDADO: Como ordene mi Coronel
CORONEL: Por sapo, por lambón, porque usted no hace sino meternos en problemas.

El Coronel responsabilizó al soldado por el regaño que recibió. En la grabación dijo que hasta el Comandante del Ejército lo había amonestado. Sin embargo, Noticias Uno conoció que el General Mejía no sabía lo que había ocurrido.

CORONEL: La señora llamó a mi General Valencia a decir que la sacaron de allá
SOLDADO: No nadie.
CORONEL: Y que habían dado la orden, que Ángela era la que había dado la orden
SOLDADO: No, nada

CORONEL: No, ninguna hora no laboral. No hable mierda H… porque que yo no le di esa orden. Yo qué le dije a usted.
SOLDADO: Que le pusiera hora donde no interfiriera el horario de la clase mi Coronel
CORONEL: Eso fue, eso fue. Eso no es hora laboral, no se invente mierda. Hacerme meter en un problema el H… con el Comandante del Ejército. Eso me pasa porque usted es un bobo H… Entonces aquí viene el Comandante del Ejército puteándome por culpa de usted.

Dicen los compañeros del soldado insultado, que él dedicaba algunas horas de sus descansos los sábados para vender tamales. Las ganancias se las enviaba a su mamá que está enferma, pero no podrá ayudarle más porque el Coronel lo sacó de la Brigada.

CORONEL: Y aliste el triplehijue… equipo porque se va para la puta mierda.
SOLDADO: Como ordene mi Coronel.

El soldado fue enviado a un batallón la vereda Guayabal en San Vicente del Caguán, Caquetá.