Perros con enfermedades dermatológicas, auditivas y musculoesqueléticas y salud oral deficiente son algunas de las situaciones consignadas en un informe técnico del equipo veterinario de vigilancia y control del Instituto de Protección y Bienestar Animal IDPYBA, que fue conocido por la concejal del partido Alianza Verde, Andrea Padilla.

“En las visitas de inspección de bienestar animal realizadas por los veterinarios del IDPYBA al sistema Transmilenio, se observó también que los animales eran alimentados solo una vez al día, carecían de suplementos vitamínicos nutricionales para favorecer su salud y estaban vacunados solamente contra la rabia, cuando es indispensable utilizar vacunas polivalentes”, afirmó la cabildante.

Además, los veterinarios señalaron que las instalaciones no tenían una zona segura para el esparcimiento de los animales.

Finalmente, se evidenció en los animales ansiedad y agresividad, atribuidas a la imposibilidad de expresar comportamientos naturales como juegos, ladridos, libre locomoción y socialización, entre otros.

“Este informe es muy preocupante. Celebramos que 108 perros hayan dejado de ser explotados como armas de disuasión en Transmilenio, pero aún quedan 36 para la detección de explosivos. Por eso insistiremos en el desmonte progresivo del uso de perros en todas las actividades de seguridad y vigilancia en las entidades del Distrito”, afirmó la concejal.

El Instituto de Protección y Bienestar Animal remitió un plan de mejoramiento a la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada para que tomen las acciones correspondientes para garantizar los
parámetros de salud, nutrición, confort y comportamiento.