El presidente de la Sociedad Colombiana de Ingenieros, Argelino Durán, explicó qué factores pudieron influir en la nueva emergencia que se registró en Hidroituango. También dimensionó qué pasaría si la represa colapsa.

Durán se refirió a la hipótesis de lo qué pasó una vez se generó un movimiento de tierra en Hidroituango, los cuales se podrían volver a registrar: “Hubo un derrumbe del suelo en la parte alta y había un hueco en la montaña por donde se fue ese derrumbe, uno tiene que pensar que como se está trabajando el agua por la casa de máquinas, está trabajando posiblemente a presión con la cabeza del agua del embalse, esas presiones se pasan también a las diaclasas de la roca y eso produce unas fallas que lo primero que pueden afectar es el suelo residual que se encuentra encima de la roca”.

Aunque el ingeniero indicó que aún no hay elementos técnicos que permitan afirmar el futuro del proyecto, expuso las consecuencias si Hidroituango colapsa, “hay unos escenarios bastante catastróficos, en el sentido que si se rompe la presa el caudal que saldría por ahí generaría una ola que arrancaría con una altura de 100 metros, que llegaría a Valdivia con una altura de 50 metros, a Caucasia con una altura de más de 20 metros, aunque no he verificado esos cálculos, indudablemente el caudal que saldría por ahí puede generar esas situaciones”.

Un equipo de expertos de la Sociedad Colombiana de Ingenieros viajará a Medellín el próximo viernes para conocer detalles técnicos de lo que pasa en la zona.