Quince familias vieron venirse al piso sus viviendas en el municipio de Chaguaní, al occidente de Cundinamarca, como consecuencia del duro invierno que azota la región.