Lo cierto es que el abastecimiento de alimentos puede poner en jaque a todo un país. Esto es lo que está pasando en Argentina.

La distribución interna de alimentos y combustibles en Argentina continua detenida porque los agricultores y el gobierno, no llegaron a un acuerdo sobre el incremento de los impuestos móviles a la exportación de cereales.

La medida impuesta por el gobierno desde el pasado 11 de marzo provoco la protesta que ya completa tres meses.

Según el jefe de gabinete, Alberto Fernández, el paro es una excusa de la oposición para desestabilizar el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner… pues están provocando pánico en la población por el desabastecimiento.

Los agricultores y transportadores ratificaron los bloqueos en las rutas para el transporte de granos por el tiempo que sea necesario y aseguraron que no hay escasez de alimentos y de combustibles porque el bloqueo es solo para cereales de exportación.

Sin embargo las autoridades aseguran que el desabastecimiento se produce porque los transportadores de granos afectados por el paro, bloquean a su vez el paso de todo tipo de camiones para exigir que se normalice la situación.