Una llamada de falsa alarma de bomba realizada al Palacio de Justicia, indicando que en el tercer piso de la edificación había un paquete cargado con explosivos, obligó a los empleados judiciales a abandonar las instalaciones de la Rama Judicial de Villavicencio.

Rodrigo Suárez, director seccional de administración judicial indicó que fue una llamada de una persona malintencionada que asustó el juzgado, “y pues generó el pánico. Estamos revisando porque es el protocolo pero hasta ahora no tenemos nada; la Policía no vio ningún paquete, no vio objeto sospechoso”. 

Las autoridades hicieron un llamado a los ciudadanos para que no realicen esta clase de llamadas que solo generan pánico.