El alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, anunció que se va a realizar la implosión del Edificio Mónaco, uno de los símbolos del narcotráfico que dejó Pablo Escobar.

La idea de las autoridades es reemplazar la construcción por un parque en honor a las víctimas, así como desincentivar los llamados ‘narcotours’ que todavía se hacen en la ciudad.

El anuncio lo realizó Gutiérrez en el marco de la vitrina turística de Anato, evento que se desarrolla en Bogotá. Según el mandatario, “todos los símbolos de la ilegalidad se tienen que ir al piso”.

La decisión de derrumbar esta edificación tendría un costo de $8.000 millones. Mientras que hacerle adecuaciones y estabilizar la estructura, según estudios de la Universidad Nacional, tendría un valor de $55.000 millones.

Un poco de historia

En el Edificio Mónaco vivió en la década de los 80 la familia del narcotraficante Pablo Escobar. Uno de los episodios más recordados de aquella época de terror ocurrió el 13 de enero de 1988, cuando un carro bomba estalló a las afueras de esta construcción, ubicada en el exclusivo barrio El Poblado de Medellín. Ese día, tres personas murieron y otras 10 quedaron heridas. 

El hecho provocó la guerra más sangrienta entre dos de los carteles de drogas más poderosos de ese tiempo: el de Medellín y el de Cali, liderado este último por los hermanos Rodríguez Orejuela.

Doce años más tarde, el Edificio Mónaco volvió a ser el escenario de una bomba de 40 kilos, ya que el CTI de la Fiscalía había ubicado sus instalaciones allí.

Hace poco, el cantante Wiz Khalifa fue objeto de polémica por tomarse una foto con este símbolo del narcotráfico. 

Por esa apología que algunos hacen de la cultura del narcotráfico, el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, busca transformar este espacio en un lugar que honre la memoria de las víctimas.

Lea más noticias en el Canal 1