La virgen Inmaculada en la basílica de Chía amaneció sin corona. La Policía visitó la iglesia para buscar huellas, en una historia que ya se parece a la de la custodia de Badillo en Valledupar.