En el acto público, ser refirió a los gobiernos de los dos países, el colombiano y el estadounidense, como “campeones del narcotráfico”, pero que ellos atribuían a su país de patrocinar el narcotráfico y el terrosismo.

Chávez leyó públicamente un informe periodístico donde se habla que la ciudad de Miami es el objetivo principal de las mafias colombianas, explicó que a esa ciudad entran mil millones de euros anuales gracias al lavado de dinero originado por el narcotráfico.

Criticó no solo a la administración de Uribe sino también a los medios de comunicación de este país.     
"Y nos acusan (…), el Gobierno de Estados Unidos y voceros del Gobierno de Colombia, y órganos de prensa y medios de comunicación cuyos dueños son altos funcionarios del Gobierno de Colombia, nos acusan permanentemente de ser un paraíso para el narcotráfico, un paraíso para el terrorismo," dijo el presidente Chávez de forma reiterada.

 Recordó también que su gobierno no firmará ningún acuerdo de cooperación con la DEA porque según él, es un organismo espía del imperio y finalizó diciendo “desde que salió el organismo del país, se han multiplicado los decomisos de sustancias ilícitas.