La caleta fue encontrada por tropas del Batallón Junín de la brigada 11 del Ejército en el municipio de Cáceres, Antioquia.

Para las autoridades, el armamento pertenecía al grupo denominado “Banda 21” que harían parte de la organización ilegal de Daniel Rendón Herrera, alias “Don Mario” y que al parecer es la encargada de vigilar el negocio de la droga en los municipios de Cáceres, Tarazá y Caucasia, en límites con el sur de Córdoba.

Se encontraron cinco fusiles, once pistolas, cinco revólveres, un lanzagranadas y ciento dieciséis proveedores.

En la operación, no se registraron capturas.