Los campamentos de los ingenieros que construyeron la represa de Urrá fueron adaptados como sitio de reclusión para paramilitares.  Hace unos días, en la confortable cárcel encontraron varias armas.

Un nuevo arsenal consistente en granadas, pistolas nueve milímetros y cartuchos fue incautado por la Policía, el Ejército y el INPEC dentro de las instalaciones de la Cárcel Especial de Urrá en Tierralta, Córdoba, donde se encuentran detenidos los desmovilizados los denominados mandos medios del paramilitarismo.

Al igual que lo sucedido en la cárcel de Itagüí, las armas fueron encontradas en las llamadas “guayanas” del penal, es decir las zonas verdes que separan cada uno de los patios de la reclusión, como se puede apreciar en estas fotografías.

El reporte oficial señala que en el sitio fueron encontradas ocho granadas de fragmentación, 142 cartuchos para pistolas nueve milímetros, y varias armas de ese calibre, una de ellas en mal estado.

Aunque aún no se ha determinado a quien pertenecen las armas, ni como llegaron al lugar donde fueron encontradas, los investigadores sospechan que algunos desmovilizados las abrían lanzado desde sus celdas al percatarse del operativo.

En esa prisión estuvieron detenidos Wilson Salazar Carrascal, alias “El Loro”, Freddy Rendón Herrera alias “El Alemán” y Salvatore Mancusso, entre otros.