El asesinato del adulto mayor, Antonio Ávila de 77 años, quien fue desmembrado por antisociales, desencadenó en una protesta de más de 24 horas en el corregimiento de Santa Cruz, (Luruaco), sur del Atlántico.

En busca de los presuntos asesinos se presentó una asonada. La vivienda donde residían los presuntos homicidas fue incendiada por una turba.

«Llegó esa multitud, no escucharon razones, con machete, con palo», sostuvo Yasmiris Sarmiento, familiar de los presuntos homicidas.

Luego, uno de los supuestos autores del homicidio fue linchado y un menor murió en los enfrentamientos con la Fuerza Pública.

«Los rumores de quienes habían hecho esto corrieron por todo el pueblo y esta mañana la gente tomó justicia por su propia mano», dijo Eduardo Verano De la Rosa, gobernador del Atlántico.

Un vehículo del CTI en donde se transportaban dos presuntos autores del homicidio del adulto mayor también fue atacado por la turba.

Por su parte el coronel Henry Jiménez, comandante de la Policía Atlántico indicó, «una vez se termina el levantamiento, va saliendo personal del CTI y es prácticamente atacado con piedras, palos, machetes, presuntamente porque en ese carro iban otras dos personas sindicadas del homicidio del agricultor».

Publicidad

La noche de este martes se declaró el toque de queda y ley seca que regirá hasta después del carnaval.