Hace tres meses se vencieron los términos para que el procurador Alejandro Ordóñez dijera si la Auditora debía declararse impedida o no para investigar a la contralora Sandra Morelli, que, mientras tanto, no tiene quien la investigue.

Luego de que se le abrieran cuatro investigaciones, el 7 de octubre de 2013 la contralora Sandra Morelli recusó a la Auditora general Laura Marulanda quien las ordenó, con el argumento de enemistad grave por lo que el Procurador Alejandro Ordoñez debía resolver la recusación para no frenar los procesos, pero a la fecha no lo ha hecho.

La Procuraduría a través de su oficina de comunicaciones aseguró que la recusación reposa en la oficina de Alejandro Ordoñez y que este tiene todo el tiempo para resolverla.
El artículo 12 del Código de Procedimiento Administrativo señala que: ”La autoridad competente decidirá de plano sobre el impedimento dentro de los diez (10) días siguientes a la fecha de su recibo”.

El abogado y columnista Ramiro Bejarano señaló que el Procurador debe ser denunciado penalmente.

Según los expertos Ordoñez debía resolver la recusación a más tardar el 16 de octubre del año pasado cumpliendo con los 10 días que indica la ley, pero ya han pasado 88 días, el procurador aún no se pronuncia y la contralora no tiene quien la vigile.