La Policía española detuvo en Madrid a un presunto miembro del aparato financiero del grupo terrorista Estado Islámico (EI), que facilitaba el retorno a Europa de combatientes radicalizados en Siria, al hacerles llegar dinero de simpatizantes de la organización yihadista para permitir su vuelta. 

Según informó este viernes el Ministerio del Interior, agentes españoles detuvieron este martes en la capital a ese hombre de nacionalidad siria, y desde ayer está en prisión provisional sin fianza por orden del juez que lleva el caso en la Audiencia Nacional española.

Los investigadores consideran que el arrestado, de 43 años, es un presunto miembro del aparato financiero de Dáesh (acrónimo en árabe del EI), en que tenía el papel de «remesador», ya que hacía llegar a Siria el dinero procedente de simpatizantes yihadistas que ayudan por medio de sus aportaciones económicas al Estado Islámico para así facilitar el retorno de sus miembros a territorio europeo.

Estos envíos se efectuaban a través de distintos canales de transacciones monetarias, pero principalmente por medio de la tradicional «hawala», redes informales de transferencia de fondos a través de personas de confianza o mediadores, que cobran una comisión por servirse de sus negocios para transferir los fondos al país deseado.

Así, los fondos llegaban a Siria para sufragar el coste de retornar los miembros de EI desplegados en zona de conflicto a sus lugares de origen.

Los investigadores constataron que los propios combatientes extranjeros de Dáesh contactaban a través de redes sociales con adeptos al EI de diversas nacionalidades y les pedían que subvencionaran su periplo de vuelta.

Una vez establecida dicha relación, en esas conversaciones virtuales les facilitaban el contacto de componentes del aparato financiero central en suelo sirio.