El 19 de diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Resolución 66/170 

en la que declara el 11 de octubre como el Día Internacional de la Niña, con el fin de reconocer sus derechos y los problemas a los que se enfrentan en todo el mundo.

Las niñas tienen muchos papeles tanto en la familia, la sociedad y la economía, lo que ayuda a su progreso, sin embargo, gran porcentaje de ellas están en desventaja y sufren discriminación de género.

«Solo dos tercios de los países en desarrollo han logrado la equidad de género en la educación primaria, muchas niñas sufren aún prácticas horribles como la ablación, otras son obligadas a casarse muy jóvenes o con alguien que no han escogido, o se ven discriminadas en favor de un hijo varón», indica Naciones Unidas.

Según datos de ONU Mujeres, cada año se casan 12 millones de niñas que tienen menos de 18 años, 130 millones siguen fuera de ambientes educativos en todo el mundo y 15 millones de adolescentes, aproximadamente de 15 a 19 años, se han visto obligadas a mantener relaciones sexuales.

Publicidad

«Debemos defender y respetar la igualdad de derechos de las niñas, así como su voz e influencia, en nuestras familias, comunidades y naciones. Las niñas pueden ser poderosos agentes de cambio, y nada debe impedir que participen plenamente en todos los aspectos de la vida», dijo Antonio Guterres, secretario general de la ONU.

En Colombia, las niñas tienen que afrontar problemáticas como trata de personas, violencia psicológica, física y sexual, según la Encuesta de Violencia contra Niños, Niñas y Adolescentes, entregada por el Ministerio de Salud en julio de 2018, el 28,4 % sufre abuso por parte de algún miembro de su familia y el 22,5 % por un extraño. 

Anualmente, en el país se presentan 21.000 casos, según Medicina Legal, de estos, 75 % son niñas, es decir, 15.172.

Por ello, Naciones Unidas en su resolución destaca la necesidad de hacer cumplir los derechos de las niñas frente a educación, salud, protección, exclusión económica y discriminación, pues desde 1995, en la Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing, los países adoptaron por unanimidad la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing 

que promueve los derechos no solo de las mujeres, sino también de las niñas.