El nuevo director anticorrupción de la Fiscalía fue apoderado de una mujer por cuya libertad se habrían pagado unos 60 millones de pesos y, a pesar de ser el defensor de un parapolítico, la anterior Fiscalía lo reclutó como asesor para casos ante la Corte Suprema.

Los encargados de repartir el proceso y el juez al que le correspondió están siendo investigados, pero no así el encargado de las gestiones judiciales para la beneficiaria de esta decisión.