Entre el temor y la zozobra por la amenaza  de una nueva tragedia en la represa de Hidroituango, hoy el director nacional de Gestión del Riesgo, Carlos Iván Márquez, presentó el balance oficial de esta emergencia.

“Se mantiene la alerta roja en tres municipios que son Puerto Valdivia, Cáceres y Tarazá. Al día de hoy tenemos más de 15.000 personas evacuadas de manera preventiva, se está trabajando con más de 1000 trabajadores de EPM los cuales están haciendo todo el soporte para mantener los niveles de estabilización”, aseguró Márquez.   

El funcionario señaló que urge mantener monitoreo  total en toda la represa.

“La amenaza de la caída de material de la montaña que está dentro del escenario sigue latente, por eso no se ha cambiado de nivel, nosotros tenemos más de 1700 personas trabajando como sistema en operación. La amenaza que se ha identificado bajo ese escenario es una de las amenazas más preocupantes que se pueda tener en la historia de Colombia por la complejidad, porque involucra al departamento de estudio de tres municipios ribereños: parte de Bolívar, parte de Sucre y parte Córdoba”, añadió.

Por su parte, el ministro de Vivienda, Camilo Sánchez, exigió la realización de un censo real de damnificados para iniciar la búsqueda de recursos y tierras para su reubicación.

Simultáneamente la oficina de gestión de riesgo prendió las alarmas ante la amenaza de otro fenómeno natural que comienza hoy.

“Hago un llamado a todo el país para que activen los planes de contingencia porque la temporada de huracanes inició en el día de hoy para el Caribe, ella va hasta el finales del mes de noviembre; en ese sentido pedimos que todos los departamentos que involucren desde La Guajira hasta Córdoba, Sucre y parte de Montería y lo que corresponde  a San Andrés y Providencia activen los planes de contingencia el monitoreo es especial y  ceñirse por los pronósticos que estamos dando de la central de huracanes que lo maneja el Ideam”, explicó Márquez.  

Publicidad

Según el director de riesgo esta temporada invernal que ya empieza a ceder en la zona Andina,  redujo en un 90% la vulnerabilidad en algunas regiones gracias a las obras de mitigación;  pese a eso el balance a hoy deja un saldo de 28 personas muertas, 281 municipios afectados,452 emergencias entre inundaciones, deslizamientos, avalanchas, tormentas eléctricas y granizadas .