El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que su país vivirá un cambio desde la raíz y que eliminará la corrupción en el Gobierno.

Durante su encuentro con el mandatario mexicano, Enrique Peña Nieto, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que trabajará para que haya una transición de poderes ordenada y pacífica, y que durante su mandato México vivirá un cambio “radical” contra la corrupción.

El líder del Movimiento Regeneración Nacional, Morena, reiteró que reducirá su sueldo a menos de la mitad de lo que cobra el mandatario actual; y que no usará el avión presidencial.

Además, pedirá la intervención del papa Francisco y de organizaciones de derechos humanos, como parte de su plan para enfrentar la histórica ola de violencia que vive el país.

Para tranquilizar a los mercados dijo que respetará la autonomía del Banco Central y que «no habrá injerencia en temas financieros»; también respaldó a los negociadores del Tratado de Libre Comercio de América del Norte con Estados Unidos y Canadá.