Los partidos políticos se enfrascaron en una dura disputa por el cupo de un magistrado del Consejo Nacional Electoral que quedó vacante tras la muerte del presidente de esa corporación, Heriberto Sanabria, ocurrida la semana pasada.

El Consejo Nacional Electoral tiene nueve magistrados cuyo nombramiento hace el Congreso de la República, de acuerdo con la representación que tienen los partidos políticos en el Legislativo.

Como el fallecido magistrado Sanabria era del Partido Conservador, esa colectividad exige esa curul. Pero otros dos aspirantes dicen que si Sanabria fue elegido de una lista multipartidista que eligió a seis de los nueve miembros de ese tribunal —dos conservadores, dos liberales y dos del Centro Democrático— en esa lista seguían el evangélico de Colombia Justa Libres, Hollman Ibáñez, y el liberal Juan Antonio Nieto Escalante.

Ambos libran una dura batalla de intrigas para quedarse con el puesto que dejó Sanabria. Según Ibáñez, a él le corresponde ese puesto por ser quien sigue en la plancha, pero Nieto Escalante asegura que Ibáñez está inhabilitado porque en el momento de la elección de los magistrados del Consejo Nacional Electoral no acreditaba los 15 años de experiencia como abogado, y así constatan las gacetas del Congreso.

Ante tanta presión por parte del Partido Conservador, que quiere el cupo; del Centro Democrático, que también lo quiere, y del Partido Liberal, que lo pelea para Nieto Escalante, el presidente del Congreso, Lidio García Turbay, le solicitó hoy urgente acompañamiento a la Procuraduría.

Será, pues, la Procuraduría, la que decida el pleito.