Con el propósito de hacerle frente a la guerra del centavo por pacientes de accidentes de tránsito, el Distrito prepara un decreto que endurecerá los controles para las ambulancias públicas y privadas en Bogotá.  

Las 628 ambulancias que prestan el servicio en la capital tendrán que instalar geolocalizador,  para saber su ubicación en tiempo real. Todos los servicios se despacharán desde el centro regulador de urgencias.

Además, ya no podrán transitar con sirenas invadiendo las vías de TransMilenio sin previa autorización.

El decreto quedara listo a finales de marzo y las ambulancias tendrán 3 meses para ajustarse a las nuevas disposiciones.