Domiciliarios sin control en Bogotá

Diana Giraldo - 5 de julio del 2018 9:48 pm

Invaden bicicarriles, chatean mientras conducen, transitan en contravía, sin casco ni reflectivos, estas son las conductas frecuentes de algunos domiciliarios en Bogotá. 

Los rappitenderos cómo se conocen, trabajan a través de una aplicación móvil, no tienen ningún vínculo formal con la empresa, incluso, deben comprar la dotación y ganan por pedido, en promedio $3.500, es una lucha interna por hacerse a un servicio.

Las autoridades están en alerta ya que se ha disparado la accidentalidad en las vías y aunque las empresas han sido citadas desde febrero han dejado plantado al distrito.

Este jueves los afiliados a Rappi se tomaron la sede de la empresas para exigir mejores garantías labores.