Con más de cien hombres, la Policía Fiscal y Aduanera realizó uno de los más grandes operativos anticontrabando. Esta vez, contra las bandas que trafican acero y aluminio; y es que las cifras son escandalosas: en 50 allanamientos que se realizaron fue incautado material avaluado en más de tres mil millones de pesos, que viene principalmente de Venezuela. Esto ha generado enorme molestia en las empresas exportadoras y fabricantes de acero: este material de contrabando es vendido a un precio más bajo y, por su mala calidad, genera riesgos a las empresas que lo adquieren.

Publicidad

Por eso, el gremio del acero en el país ha pedido que se castigue con mano dura a quienes se han dedicado, dicen los empresarios, a ensuciar la imagen de la construcción en el país con materiales ilegales.