Ayer hubo un principio de acuerdo de todos los partidos para congelar los salarios de los congresistas y de altos funcionarios del Estado; pues hoy el acuerdo amaneció así: congelado.

Tanto el presidente de la Cámara, Alejandro Carlos Chacón, como el del Senado, Ernesto Macías, anunciaron que no apoyan la iniciativa. Chacón asegura que este proyecto no reduce la corrupción y Macías dice que el proyecto es inconstitucional.

Yo, humilde observadora, estoy de acuerdo: la congelación de altos salarios para combatir la corrupción es ridícula.