Tras la renuncia del presidente de Fenalco, Pedro Marún, hay una carrera contrarreloj en la que se debe definir si el próximo presidente debe ser escogido por la junta directiva o mediante una firma cazatalentos. La elección ocurre en una coyuntura poco favorable por la discusión de la ley de financiamiento y la negociación del salario mínimo.

Por ahora, la tarea fue designada a Octavio Quintero, quien actúa como presidente encargado del gremio. Es seguro que la elección se demora, pero Quintero al frente es una garantía de seriedad para dialogar sobre los dos temas.