Un nuevo «round» acaba de iniciarse en la durísima pelea que protagonizan las compañías operadoras de telefonía celular por la millonaria licitación del SENA para el suministro de tecnología.

Como se sabe, el contrato para tecnificar al SENA vale 695.556 millones de pesos y fue adjudicado la semana pasada a la firma Colombia Telecomunicaciones del grupo Telefónica. La otra firma que aspiraba era la unión temporal GIS, conformada por Claro y Carvajal Tecnologías, y fue derrotada. La adjudicación fue considerada por las derrotadas Claro y Carvajal Tecnologías como «manipulada, amañada y dirigida». Por eso, las empresas perdedoras presentaron una tutela, alegando que se violaron los derechos al debido proceso y a la transparencia, y denuncia penal para que la Fiscalía investigue al comité evaluador por posible fraude procesal.

Telefónica dijo que las acusaciones son temerarias y falsas. Seguirá la pelea.