Con 49 parlamentarios, el Partido Liberal será la segunda fuerza parlamentaria, con gran poder de decisión.

Aun cuando el candidato Humberto de la Calle logró menos de cuatrocientos mil votos en las elecciones presidenciales, la bancada parlamentaria del liberalismo será la segunda fuerza parlamentaria en el Congreso y la primera en la Cámara.

Para realizar una evaluación general de la situación actual del liberalismo, el senador Luis Fernando Velasco propuso al director del liberalismo, el expresidente César Gaviria, la convocatoria de un congreso extraordinario; pero contra la realidad de que hoy es la segunda gran fuerza política en el Congreso, y con la casi segura participación en el próximo gobierno, en su carta, el senador Velasco se queja de lo que llama «la profunda lejanía que tiene hoy el partido con el ciudadano». Dice, además, que «al liberalismo le haría bien un congreso extraordinario en donde apelemos a nuestras bases y que ellas nos den la ruta y definan las directivas que necesitamos en estos momentos».

Sin decirlo claramente, es obvio que con esta última afirmación sugiere el relevo del exmandatario como jefe único del Partido Liberal.

Y según la historia, a Churchill lo derrotaron en las urnas ¡después de ganar la guerra mundial!