El presidente, Iván Duque, se alista para objetar, por inconvenientes, varios artículos de la ley estatutaria de la JEP.

Objetará el artículo sobre los casos de abusos contra menores de edad cometidos por actores del conflicto. Algunos consideran que el tema, investigado por la JEP, podría no ser castigado. Otro artículo que se objetará es el de los llamados delitos continuados, que serían los cultivos ilicítos que se iniciaron antes del acuerdo de paz, pero que aún continúan. Atendiendo la sugerencia del fiscal general, Néstor Humberto Martínez, también objetará el artículo sobre los reincidentes, es decir, los excombatientes que regresan a las actividades delictivas, pero siguen recibiendo beneficios por los delitos cometidos antes de la firma de los acuerdos, cuando deberían perderlos todos, como reincidentes que son. Estas son objeciones ya definidas. La última sería sobre el tema de la extradición: Duque ha discutido con el fiscal, Néstor Humberto Martínez, hasta dónde la JEP puede pedir pruebas para decidir una extradición, si ese, según el fiscal, no es su oficio. De acuerdo con esta tesis, lo único que puede decidir la JEP es si el delito extraditable se cometió antes o después de la firma del acuerdo, nada más. La declaratoria de inconveniencia se haría por lo menos sobre estos cuatro argumentos. Cuando el presidente Duque objete estos artículos, comunicará su decisión al Congreso, y este deberá decidir si acepta o no las objeciones.

¿Y qué pasa si una Cámara las acepta y la otra no? Ese es el tema de nuestro siguiente secreto…