Hace dos días, el presidente Juan Manuel Santos visitó la zona de Ciudad Perdida en la Sierra Nevada, acompañado por el príncipe Alberto II de Mónaco.

Se declaró la zona como de protección y desarrollo de recursos naturales renovables, incluidas nuevas áreas del parque nacional natural de la Sierra. Mientras se realizaba el evento oficial con la prensa nacional e internacional en Pueblo Viejo, en la Sierra, un equipo de asesores del presidente Santos aprovechó para realizar un tour a 50 niños y jóvenes del pueblo kogui, que estaban curiosos, pero fascinados con los helicópteros que trasladaban al jefe de Estado, al príncipe y a toda su comitiva. Ya se podrán imaginar lo que significó para los niños observar algo tan novedoso y extraño como los helicópteros: gozaron como nadie el espectáculo de los aparatos voladores.

Sin duda, fueron los niños quienes mejor gozaron la visita del presidente y el príncipe.