Con el nombramiento de Pacho Santos como embajador en Washington desapareció su eventual aspiración a la Alcaldía de Bogotá y simultáneamente apareció el primer gallo tapado.

Se trata de Pablo Felipe Robledo, quien acaba de realizar, como superintendente de Industria y Comercio, una extraordinaria labor como vigilante de la competencia comercial y de la veraz utilización tanto del mercadeo como de la publicidad de los productos.

Sus fallos acabaron con la cartelización que se pretendió realizar para crear monopolios en ingenios azucareros, cementeras, cuadernos, papel higiénico, seguridad, etc. El solo hecho de haber sido árbitro de la Cámara de Comercio muestra su rectitud, su pulcritud y su honradez.

Robledo ya realiza consultas sobre su eventual aspiración. Robledo tiene todas las condiciones para ser una opción dentro de las que se mencionan para la Alcaldía de Bogotá.