La crisis de la comunidad indígena embera en Bogotá se torna cada vez más negra.

La muerte de un bebé de apenas 21 meses de nacido aumentó el drama de la población nativa, que desde hace dos meses no llega a un acuerdo con el Distrito para salvaguardar la vida de los 400 menores que actualmente viven en un campamento instalado en el Parque Nacional.

El menor fallecido sufrió un paro cardiorrespiratorio a causa de las pésimas condiciones de salubridad del sector. Era también hermano de otros dos menores, que actualmente se encuentran junto a su madre en uno de los cambuches.

También puedes leer: Así podrá sacar el pasaporte sin cita previa a partir de este lunes

La Secretaría de Salud aseguró que ‘no pudo llegar a tiempo’ al lugar para atender al bebé enfermo, y que aparentemente ‘no los dejaron ingresar al sitio’. Sin embargo, la comunidad indígena contó un versión distinta a la del ente de salud.

Por el momento, otros 11 niños reportan enfermedades respiratorias y hay 4 casos de rubéola y sarampión.

Noticiero 1 CM& habló con miembros del cabildo indígena: