Luego de la paz alcanzada con el M-19 en 1990, la institucionalidad colombiana enfrentó un duro reto para reintegrar a la sociedad a los centenares de combatientes que dejaban las armas… educación, trabajo y participación política fueron los tres objetivos para lograr la reintegración.

Antonio Navarro, Senador de la Alianza Verde, afirmó que “de los programas exitosos de la reincorporación del M-19 fue el de los escoltas dentro del DAS”.

La seguridad de los líderes desmovilizados, desconfiados de los organismos estatales, se resolvió con la incorporación de desmovilizados al Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, para que formaran parte de los esquemas de protección de los líderes guerrilleros.

“Nosotros recibimos una escolta mixta, parte del DAS y parte de compañeros nuestros… 15:23 Una muchacha del M fue escolta de Álvaro Uribe cuando era Gobernador de Antioquia… eso fue un éxito”, afirmó Navarro.

Hoy se pretende lo mismo con los reinsertados de las Farc, sin embargo la iniciativa ha recibido fuerte oposición del Centro Democrático, donde milita uno de los dirigentes guerrilleros de aquella época.

Everth Bustamante, actual senador del Centro Democrático, afirmó que “las Farc, conceptualmente, continúa siendo una estructura político militar donde prevalece lo militar, o sea que la cadena de mando no se ha roto 21:15 esos 1.200 hombres de las Farc no le van a obedecer a los mandos nacionales de la fuerza pública”.

Los argumentos del partido del expresidente Uribe se sustentan en la desconfianza. “Una persona que está acostumbrada a asesinar, secuestrar y extorsionar, que ahora venga a hacerlo con las del estado tiene que generar una duda muy grande”, dijo Bustamente.

Las dudas y temores del Centro Democrático fueron despejadas por el propio director de la Unidad Nacional de Protección, quien recordó ejemplos anteriores.

El Director de la UNP dijo que había que recordar “al M-19 y al Quintín Lame, 200 guerrilleros pasaron a ser de la planta del DAS y muchos de ellos aún prestan su servicio en la UNP”.

Desde voces de paz, tras la aprobación en primer debate de la ampliación de la Planta de Personal de la UNP, consideran más que justificado el ingreso de excombatientes a los esquemas de protección.

Imelda Daza, de Voces de Paz, sentenció que “esta es una decisión sana que garantiza la vida y la seguridad de los líderes de este nuevo movimiento, que impedirá que el país repita historias dolorosas como la de la UP”.

Vía Fast Track, se espera que antes del 7 de agosto los 1.200 reinsertados de las Farc entren a trabajar como escoltas de sus antiguos comandantes y de los dirigentes del nuevo partido político que surja de la desaparición de esta guerrilla como ejercito del pueblo.